General, Propósitos

Obsesionado con el tiempo

He estado releyendo el blog y he sacado algunas conclusiones:

  • Soy un tostón.
  • No cumplo lo que prometo (y eso que son promesas a mí mismo).
  • El blog no tiene nada que ver con la informática (que era la intención inicial).
  • Y, last but not least, estoy obsesionado con el tiempo.

Voy a explicarme. ¡No es que haya sido una sorpresa! Esta obsesión mía con el tiempo viene de hace ya mucho. Pero no sabía que fuera tan notable en este blog.

Sobre lo de tostón, quizá sea una preocupación innecesaria. Al fin y al cabo si alguien lee lo que escribo es porque quiere. Así que voy a darle la vuelta a la tortilla. A partir de ahora, y en lo que a mi respecta: para quien quiera que lea algo de lo que escribo seré chu-chu-chuli (o al menos no tan tostón como me imagino).

Con lo de no cumplir mis promesas … En fin, hay varios posts con un año de diferencia y todos tienen algo en común: prometo o aseguro escribir más a menudo. Así que, voy a dejar de prometerlo y fin del problema.

Y finalmente, sobre la temática del blog. Creo que voy a seguir tal cual. Está claro que esto no va de informática (al menos exclusivamente). Pero en un par de entradas he conseguido una mezcla, entre retrospección, nudo mental e informática, que me ha gustado. Así que por ese lado: ninguna novedad en el frente.

PD: He añadido “obsesionado con el tiempo” a la cabecera del blog.

Standard
General

Mirar hacia atrás.

El otro día me pasó algo curioso, fue casi como una revelación y quería escribir sobre ello. Así que lo he hecho, en medium. Quería también escribir algo en medium, y en inglés, así que de un tiro maté tres pájaros.

Básicamente lo que cuento es que me he dado cuenta que en ocasiones tenemos vergüenza (o miedo) a mirar hacia atrás en el tiempo y encontrarnos cosas que no sean de nuestro agrado. Y, sinceramente, creo que ese sentimiento es un gran error.

El pasado es al fin y al cabo un conjunto de memorias que nos ayudan a saber dónde estamos, de dónde venimos y por dónde hemos pasado para llegar hasta aquí. Es como un mapa de nuestra vida con solo parte del dibujo trazado.

Está claro que la decisión final sobre en qué dirección dar el siguiente paso es única y exclusivamente nuestra pero la idea es usar nuestro mapa más frecuentemente.

Mirar hacia atrás y comprobar si hemos estado siguiendo el camino que queremos.

Standard
General

Fin del período de exámenes

Por fin, y una vez más, el período de exámenes ha llegado a su fin. Como siempre ocurre con estas cosas, no veía la hora.

No sé si sólo me pasa a mí, pero he venido observando un efecto curioso a lo largo de mi vida como estudiante: con la llegada de los primeros exámenes, mi cerebro parece activarse. Se despierta. Algo en principio por lo que estar agradecido, pero no viene con la intención de echarme una mano con los estudios. Viene con ganas de juerga.

Y es que es un cachondo. Se le ocurren de repente miles de proyectos interesantes (igual he exagerado en unos pocos cientos). Lo más curioso es que no son todos nuevos, de hecho los nuevos son pocos, son en su mayoría viejos conocidos de anteriores períodos de exámenes.

Hace tiempo me dí cuenta de que casi ninguno de estos inesperados proyectos llegaba a nada, porque en cuanto pasaban los exámenes se llevaban de la mano la urgente necesidad de ejecutarlos. Esto hizo que al principio unos cuantos se perdieran (pero a partir de cierto punto me compré una libreta), y que sólo algunos pocos llegaran a convertirse en algo tangible. Y como muestra este blog, que surgió una tarde a finales del curso 2010-2011 en la biblioteca de mi universidad.

¿Y por qué me ocurre esto? ¿Será que al ponerme a estudiar enciendo mi vena creativa? ¿Será que un extraño mecanismo de defensa se activa automáticamente al verme “obligado” a estudiar y se acoge a cualquier excusa para escurrir el bulto? (Esta última explicaría por qué es sentarme a estudiar y me vuelvo un maniático del órden sobre mi escritorio).

Tengo miedo.

No, no es miedo a que me pueda estar pasando algo. Es miedo a que no vuelva, porque señoras y señores, éste ha sido mi último período de exámenes como estudiante de informática, y creo que me he acostumbrado a este curioso ciclo creativo que describo. Incluso puede que sea un poco dependiente de él.

Quiero creer que esto no va a marcar un punto y final, quiero creer que va a ser más bien un punto de partida, que voy a abrir mi vieja libreta y voy a empezar a darle vida a alguno de ellos. Y confío en que vuelva a pasar, confío en que cada vez que me ponga manos a la obra con alguno de ellos, vuelva mi dulce pequeña ola de creatividad y me obligue a seguir escribiendo en mi libreta hasta que se llene y deba comprarme otra.

Así es como debe ser. O así es como creo que debe ser.

Standard
Programación, Propósitos

La importancia de un buen nombre

Es una tarde cualquiera, estoy sentado en el sofá del salón y dedico toda mi atención a un juego que bajé hace poco en el teléfono. Súbitamente me doy cuenta de que tengo la televisión encendida.

Me llamo Drika Von Hauss, y soy buscador de tesoros.

Es un anuncio y esa frase en concreto a tenido la fuerza necesaria para llegar a mi cerebro a través de mis oídos y obligarme a prestarle atención. Y es que, con tal nombre, ¿cómo no iba a ser buscador de tesoros?

No lo supe hasta más tarde pero esa simple frase me hizo comprender lo importante que es un buen nombre. Y no me refiero a los nombres propios de las personas; al fin y al cabo, uno tiene el nombre que le dieron al nacer y lo normal es asumirlo.
Me refiero al continente, y no al contenido, al momento en que hacemos uso del libre albedrío y realizamos el acto de asignar un nombre de nuestra elección.

Quizá no parezca un acto demasiado habitual, pero cualquiera en el mundo de la informática y más concretamente en el de la programación, se ve ante la tesitura de nombrar entidades a diario: una nueva rama en nuestro SVC favorito, un nuevo fichero, una clase dentro de ese fichero, un método de esa clase, o cualquiera de las múltiples variables que podamos necesitar.

Todas y cada una de esas situaciones son de grandísima importancia y ahora soy consciente de que merecen que  las tengamos en cuenta y que no nos dejemos llevar por esa vagancia o dejadez (innata en muchos y adquirida en tantos otros) de escribir lo más corto o lo primero que se nos ocurra.

    • Nada de nombres comprimidos o abreviados.
      • a, b, c, txt, msg, …
    • Nada de nombres vacíos de significado.
      • method, variable, helper, …
    • Nada de nombres irrecordables.
      • fancyMethodForFancyThings, PersonOnTheWeb, …

 

Voy a seguir a partir de hoy la siguiente máxima al elegir un nombre: recordar a Drika Von Hauss e intentar que el nombre elegido se contagie de esa fuerza que fue capaz de sacarme del atontamiento crónico que producen los videojuegos (aunque sólo fuera por un instante ;)).

Standard
Contratiempos, General

Más de 365 días

Me avergüenzo al pensar que la última vez que escribí aquí fue hace más de un año. Más de 365 días con todas y cada una de sus horas, minutos y segundos. Aunque por otra parte es verdad que no ha sido un año en vacío. ¡He hecho muchísimas cosas! Algunas de ellas estaban en la lista de “objetivos” que me propuse hace más de un año, y muchas otras (la mayoría) que sinceramente creo que nunca me había planteado.

El verdadero motivo de no haber escrito aquí más es que sinceramente, nunca se me ocurre qué escribir o qué puedo aportar aquí, y al final acabo escribiendo chorradas a modo de diario, un diario que aunque sé que no lee nadie actualmente tiene la desventaja de que no es privado, así que cualquiera podría decidir leerlo.

Bueno sea como sea voy a intentar escribir más regularmente (o al menos, escribir con una frecuencia mayor a una vez por año), y todavía no sé si seguiré con este rollo “personal” que me llevo entre manos en el blog, o si definitivamente decidiré escribir sobre informática que era la idea inicial del blog ahora ya hace casi dos años).

Standard
General

Año nuevo, post nuevo

Aunque con un poco de retraso, me he decidido a escribir una lista de propósitos para año nuevo. Y diréis … ¡pues vaya novedad! Pero es que aunque sé que mucha gente hace este tipo de listas prácticamente todos los años (como si fuese la carta para los reyes magos: “Para este año quiero dejar de fumar, apuntarme a un gimnasio, estudiar más, …”) ésta es la primera vez que me decido a hacerla yo.

Sí, sí, ya se que lo fácil es hacerla y que lo difícil viene después de hacerla pero por algo se tiene que empezar! Además tengo un “feeling”, creo que no hay mejor año para proponerme esta lista que éste. El final de 2011 ha sido un gran año, y este 2012 se presenta con mucha fuerza. Vale, si, también es verdad … que si al final no logro cumplir mis propósitos tampoco pasará nada, porque total, como el mundo termina este 21 de diciembre…

Uno de mis propósitos es seguir con esto del “blog”. Todavía no se qué cosas escribiré, pero las escribiré!

Standard
General

Poco tiempo y muchos cambios

Cuando escribí el primer post de este blog sabía que sería el primero/último y en definitiva único durante un tiempo … porque es que no se me ocurrió un mejor momento para empezar con el blog que en pleno periodo de exámenes! (Olé yo!)

Al final, “parece” que he sobrevivido a la avalancha de exámenes y puedo decir que he terminado con ellos (al menos por un tiempo 😉 ) y ahora, que me sobra eso que antes me faltaba (tiempo), es cuando estoy empezando a asimilar algunas de las cosas que me han pasado en estas semanas …

En primer lugar me denegaron la beca a NY … me han puesto como suplente en una posición tan alta que sólo he visto posibilidades de cruzar el charco by-the-face cuando saltó la noticia de los pepinos infectados procedentes de españa y imaginé una gran epidemia que me hiciera bajar  posiciones a una velocidad vertiginosa }:D

Una vez asimilado mi no-viaje (y después de hacer unas pruebas de selección con Tuenti), mi móvil sonó y una chica muy agradable y simpática con la que estuve en contacto a lo largo de todo el proceso de selección me comunicó que definitivamente contaban conmigo para hacer las prácticas con ellos !

En fin, ¡ que me voy a Madrid ! Y que voy a estar haciendo las prácticas para Tuenti durante 6 meses, 6 meses que empiezan el día 8 de Agosto 🙂

Ah! Y también me he comprado un MacBook Pro, porque la tostadora que tenía por portátil hasta la fecha, no me puede ya servir para mi aventura en Madrid city 🙂

Standard
General

Primeras palabras …

Siempre había creído que las primeras palabras eran importantes. Y no ha sido hasta que he empezado a escribir este primer post, con el que nace mi primer blog personal-profesional, cuando me he dado cuenta de que estaba equivocado y de que las primeras palabras son sólo eso, primeras palabras, como el prólogo de algunos libros que muchas veces la gente ni si quiera lee porque está impaciente de empezar con el primer capítulo.

Las primeras palabras por definición son siempre las más antiguas y las que están condenadas a olvidarse antes. Y eso aunque puede parecer triste, es inevitable. Por ello (…) por ser las primeras y las más indefensas (…) voy a darles un especial cuidado y por qué no decirlo ? Mimarlas un poco. Intento distinguirlas del resto y darles un poco de esa admiración que merecen, ya que pronto dejarán de ser “primeras” y darán paso a muchísimas otras y mejores (y peores) palabras que las desplazarán y que las forzarán poco a poco a ir moviéndose de la primera a la última página del blog de ese alguien que decidió escribirlas.

Esta es mi pequeña dedicatoria a esas primeras palabras para que ahora que creo que no son más importantes que el resto, lo sean y así no sentir que todo este tiempo he estado engañado. Todo este tiempo en que creí que las primeras palabras eran más importantes que el resto simplemente por ser las primeras…

Y eso es todo amigos! Porque las palabras al fin y al cabo son sólo palabras y éste el primer post de uno más de los miles de blogs en la red.

Standard